0

No hay productos en la cesta.

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Proceso

EL PIÑÓN
El Piñón del Pinus pinea es la semilla del pino mediterráneo.
En Piñonsol recolectamos las piñas entre los meses de noviembre y abril, cuando el árbol está en estado vegetativo. Las recogemos y almacenamos hasta que llega el verano, cuando las tendemos para que se abran al sol. Mientras, la semilla, protegida dentro la piña, termina de madurar.
El piñón con cáscara obtenido de la apertura de las piñas, se lleva a la fábrica, donde se descascara, se selecciona y se almacena en condiciones de temperatura y humedad controladas hasta su salida a la venta.
El resultado es un producto totalmente natural, trazable desde el pinar. La apertura al sol le proporciona su especial cuajado y le permite mantener su frescura y su sabor durante más tiempo.
En Castilla y León tenemos plantaciones de pistacho, en la zona de Toro especialmente.
El pistachero es un árbol que tarda unos siete años en dar fruto.
Los árboles florecen a mediados de abril, de sus flores quedan los mejores pistachos del racimo. En agosto el fruto, al que hemos proporcionado el agua y los nutrientes necesarios, empieza a granar hasta reventar la cáscara.
A finales de septiembre o principios de octubre llega el momento de la recolección, cuando tenemos el pistacho maduro, con todo el sabor de los productos de nuestra tierra.

Las nueces de nogal (Juglans regia) se adaptan, como todos los productos agrícolas, al campo del que proceden. El clima, el suelo y el cultivo determinan sus características.

Nuestro clima, frío en invierno y seco en verano, dota a nuestros frutos de su especial calidad y sabor. La cercanía de su producción les proporciona la frescura característica de un producto de cercanía.